El PSOE consigue el apoyo unánime de la Asamblea para que se insonorice la autovía del Mediterráneo a su paso por Librilla

El viceportavoz Alfonso Martínez Baños explicó que desde 1999 todas las corporaciones municipales de Librilla han reivindicado al Ministerio medidas para resolver este grave problema de contaminación acústica

17  abril  '18.-
El viceportavoz del Grupo Parlamentario Socialista Alfonso Martínez Baños ha conseguido el apoyo unánime de la Comisión de Política  Territorial, Medio Ambiente, Agricultura y Agua en una moción en la que pide que se insonorice la autovía del Mediterráneo (A-7) a su paso por Librilla, “un proyecto muy necesario para la salud de los vecinos y vecinas del municipio”. 

Martínez Baños indicó que se trata de una reivindicación histórica que parte del año 1999. “Desde entonces, ha habido numerosos acuerdos de plenos de todas las corporaciones municipales, de todos los signos políticos, para reclamar a la Demarcación de Carreteras  del Estado medidas para resolver este grave problema con la instalación de pantallas acústicas en el tramo oeste de la autovía”. 

El recorrido para tratar de conseguir una mayor calidad de vida a los habitantes de este municipio ha sido muy largo. En el año 2000, Demarcación de Carreteras aseguró que el proyecto de instalación  de pantallas antirruido estaba redactado, pero carecía de consignación presupuestaria. En 2002, el Ayuntamiento de Librilla volvió a solicitarlo sin éxito. 

En un documento de 2005, en concreto, en el Estudio previo de mapas estratégicos de ruidos de las carreteras de la red del Estado en la Región de Murcia, realizado por el Ministerio de Fomento, se reconoce que en Librilla se generan las mayores afecciones, con una población de más de 600 habitantes expuestos a niveles nocturnos superiores a los 55 decibelios, lo que afecta al 15% de la población total del municipio; mientras que el 25% de la población está expuesta a niveles de entre 60-70 decibelios. Además, existen dos edificios docentes en el municipio que soportan niveles superiores de 60 decibelios durante el día y la tarde. 

En 2007 el Ayuntamiento remitió un nuevo escrito haciendo referencia a la legislación sobre ruidos. En 2009,  se volvió a intentar y Demarcación de Carreteras argumentó que se iba a construir el tercer carril entre Crevillente y Alhama. Nuevamente, en 2011, el Ayuntamiento reclamó una solución a los problemas que ocasionaba el ruido y la contaminación medioambiental, pero tampoco tuvo la respuesta esperada.  

“Todas estas demandas nunca han sido atendidas y han ido pasando los años  con  excusas de la Demarcación de Carreteras para no llevarlo a cabo”.
 
El viceportavoz socialista exige que independientemente del proyecto que lleve a cabo el Ministerio, se instalen lo antes posible esas pantallas acústicas y se atienda la reivindicación de cientos de vecinos que viven a pocos metros de esta carretera y llevan 25 años soportando los ruidos provocados por un tráfico intenso durante las 24 horas del día, los 365 días de cada año.